Actualmente estamos en una etapa algo «rara» de lactancia materna.

A los 6 meses le introducimos a Batusito la alimentación complementaria, empezamos con los cereales sin gluten, y con la papilla de 3 frutas a la vez, para nuestra sorpresa, no ha fue un proceso nada complicado para él, el primer día le resultó algo extraño el que le metiera la cuchara, pero al segundo día yo flipé, abría la boca como si hubiera estado comiendo toda la vida papilla, además, devoraba los cuencos que le poníamos, y daba la sensación de que media pieza de fruta de cada, no le saciaba.

Empecé dándole 1/2 pera, 1/2 manzana, 1/2 plátano, exprimía una naranja y le metía también el zumo, pues bien, cuando terminaba lloraba y lloraba mirando el cuenco vacío, angélico mío, así que al día siguiente en vez de media pieza, se la pusimos entera, y claro, la cosa cambió.

La cara de satisfacción era signo evidente de que el peque quería más, llamé al pediatra y le pregunté si podíamos introducirle para ir variando en el triturado frutas de temporada, nectarinas, melón, sandía, y al decirme que si, (excepto frutas tropicales como mango, papaya, kiwi…), fuimos haciendo combinaciones y también le añadí una galleta María, y sin duda es su momento, como ya le pasara a su hermana, ¡le encanta la fruta!, se le nota en la cara y en como se pone de nervioso que disfruta.

Pero… Con el tema de la lactancia materna la cosa ha cambiado, sigo dándole el pecho pero tenemos un descontrol de aquí te espero…

Al principio cuando el bebé sólo toma leche, tienes unos horarios establecidos y sabes (más o menos) las horas de sus tomas, pero ahora al introducirle alimentos sólidos, y en varios horarios diferentes al día, hemos pasado por uno, dos y hasta tres días en que no mamaba.

Actualmente tiene 8 meses, y hace una semana que le hemos introducido la papilla de pescado para la cena, también toma petis, yogures, queso fresco… Después de la papilla nocturna, se queda roque hasta el día siguiente, (no se sale de la familia marmotil), duerme como un bendito, no me entero de peque hasta las 7 de la mañana que es cuando yo me levanto, es aquí cuando le doy el pecho, y se vuelve a dormir otro rato.

No noto ninguna subida de leche, tampoco me duelen nada los pechos si está un día sin mamar, pero si que oigo como el peque traga leche cuando mama, reconozco que me preocupaba el tema, no sabía si ya se había producido nuestro destete (lo cual no quería), por si pasaban algunos días y al peque se le olvidaba mamar, pero no hay nada como una cena de amigas blogueras con dos asesoras de lactancia en la mesa, para que te tranquilicen diciéndote que tardan mucho tiempo en que se les olvide el proceso de succión, y que sigues teniendo leche incluso si el peque está una semana sin mamar, (gracias Marisa y Elena).

Ahora llevamos una semana más o menos que además de la toma de la mañana (la única que le daba), también le doy por la noche antes de dormir, no se si es por el caloruzo infernal que hace o que, pero le cuesta horrores coger el sueño, así que me lo pongo en el pecho y cae rendido al ipsofacto, hemos añadido una nueva toma de pecho, y parece que volvemos a coger otra vez el ritmo y establecer unos horarios en las tomas.

¿Te suena este tema?, ¿has pasado por algo similar o igual con tus polluelos?, ¡cuenta, cuenta querida!, estaré encantada de leerte 😉

Firma final de post

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)