Hace poco os contaba en este post como le iba a Batusi con la papilla de cereales, y que en unos días teníamos ‘la prueba de fuego’, la papilla de frutas, esa papilla que toda madre que se precie, y que ya haya pasado por esto antes que tu, te va a decir eso de: ‘Oioioioo… Madre mía la que te espera, no le va a gustar nada, uff… ya lo verás ya… (Esto se acompaña con un gesto en plan, te lo digo yo, que soy muy lista y lo se todo), mis hijos la odiaban, la mayor se la comía y después la vomitaba, pero sin embargo mi pequeño… (bla, bla, bla…)’, y a lo que el pediatra también nos lo vaticinaba como desastre, ‘aunque no la quiera, darle al menos de 18 a 20 cucharadas, e ir alternando la fruta, menos la tropical, para ver que le gusta y que no.

Ayyyy Dr. Conde (apellido del pediatra de Batusi, que no nos puede gustar más, pero que mucho me temo para nuestra desgracia, que en breve estará de sopitas y al sol disfrutando de su jubilación), usted no sabe de los antecedentes estomacales de esta criatura, tanto su padre como su madre tienen un saque de tela marinera, lo corrobora mi madre, que yo ni estando con fiebre continuamente (hasta que me operaron) por las anginas, se me iba el hambre, mis padres flipaban con mi forma de tragar (que lejos de disminuir con los años, ha ido en aumento, para mi desgracia y la de mis vaqueros), también da fe del saque de PAPArracho mi suegra, que nunca ha tenido que luchar con el para que se acabara el plato de comida, y aquí esta Batusi, digna heredera de sus padres, dando ejemplo de esos genes, los tragones insaciables.


20140315-225932.jpg

Así que allá íbamos, con la media pera, la media manzana, el medio plátano y la naranja (de la terreta) exprimida, todo triturado con mucho amor 🙂 le dimos la primera cucharada y puso una cara rara, en plan ‘mmmm… Esto no es lechita de mami’, fuimos a por la segunda cucharada y la cara la misma, conforme íbamos dándole más, la tía más quería, se cabreaba cuando no le dábamos papilla (muy fuerte), y allí estábamos, PAPArracho, mis padres y una servidora ojopláticos de ver que la niña se lo había zampado todo sin hacerle ni un poco de asco, (2 biberones-cuchara que es como se la damos)


20140315-223605.jpg
El biberón cuchara, los hay de muchas marcas, nosotros compramos este de boon squirt es sin duda uno de los mejores cachivaches que he comprado para Batusi, (y mirar que he comprado trastos que me han parecido súper útiles y luego han acabado en el fondo del armario por que no valen pa’na’) es práctico a más no poder, y te deja la libertad de tener una mano libre, que cuando no tienes ayuda para darle la papilla a la peque, viene mu requete bien esa otra mano libre para mover el sonajero, o poner el pollito amarillito en el móvil, lo rellenas de papilla y vas apretando la goma para que vaya saliendo por la cuchara, ha Batusi como veis en la foto de arriba le pirra, y en cuanto lo ve, se pone contentísima, como tonta, ya sabe lo que viene después… Una chulada altamente recomendable.



20140315-233156.jpg



20140315-233257.jpg

Ya nos hemos con la trona portátil, (adivináis la marca…) no os imagináis como le mola a Batusi, le llama la atención los colores, el ruidito del plástico, aunque ya me advirtió Lydia del blog Padres en pañalesque no la comprara con muchos colorines y muy llamativa por que se entretienen mirándola, que razón tenías amiga… 😉


20140316-231504.jpg
En la última visita al pediatra, para las vacunas de los 6 meses, ya nos dieron ‘instrucciones’ de como ir introduciendo las demás papillas, pollo y verduras, ternera, caballo, pescado… Viendo lo visto con el saque de la niña, ya me imaginaba lo que nos esperaba con la papilla de pollo y verduras, y así ha sido, sin novedad, jalando cual tragona que es, y sin hacerle el más mínimo asco ni al pollito ni a la verdurita. Imagino que hice como (casi) todas, ollaca expres, tuppers, verdura y pollo para toda la semana, y ¡al congelador!

Ya conocéis mi fidelidad hacia la marca Avent, y este kit de tuppers es uno de mis productos preferidos, apilables, herméticos, se puede escribir y es de fácil borrado, el ordén es algo que como veis, encuentro necesario.

Hasta aquí el segundo capítulo de las aventuras y desventuras estomacales de Batusi, en breve ternera, caballo, sus primeros yogures…

¿Cómo llevaron vuestr@s peques la introducción de alimentos?, ¿les costaba abrir la boca para darle las cucharadas, o como a Batusi lo que les cuesta en no cerrarla? ;D

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)