Cuando nació Batusi y tuvimos que «elegir» un pediatra, lo tuve bastante fácil, ya que dos de mis mejores amigas me precedían con sus hijas e hijos más mayores que la peque, ellas, las cuales viven en el mismo pueblo que yo, y tenemos todas el mismo centro de salud, tenían el mismo pediatra y hablaban maravillas de él.

Así que me pediría ese mismo pediatra, ya que como no conoces al resto de profesionales, te sueles guiar un poco al principio por consejos y opiniones de otras madres, y así lo hice, cual fue mi sorpresa cuando llego a la ventanilla del centro de salud, con Batusi con tan sólo unos días de vida, y me dicen que no puedo elegir pediatra, que te lo asignan dependiendo de la fecha de nacimiento, es decir, del mes y el día que ha nacido tu hijo, francamente, lo vi un poco raro, aunque parece ser que es protocolo habitual, y es lo normal que se hace en los centros de salud, al menos aquí en Valencia.

Mientras le daba toda la partida de nacimiento a la chica de ventanilla, y todos los pertinentes papeles, crucé hasta los pelos de las piernas para que me tocara el pediatra que me habían recomendado, y ¡¡TACHÁN!!, tuvimos suerte y nos asignaron dicho pediatra.

Encantados con él, un profesional, atento, muy amable con la peque (ya que Batusito no estaba ni pensado todavía), pro lactancia materna, además como madre primeriza que era yo por aquel entonces (y que aún me considero), me calmaba enseguida ante mis dos mil preguntas y miedos, siempre diciéndome que fuera a la consulta cuando lo necesitara, si tenía cualquier duda.

Aunque Batusi tengo que decir que cada vez que lo veía lloraba como si no hubiera un mañana, claro, ella lo relaciona con estar mala, con pinchazos, y con que la obliga a abrir la boca con un palo para mirarle la garganta, en fin, cosas de niños…

Peeeero, lamentablemente la suerte no dura eternamente, y aunque yo me imaginaba que no tardaría mucho en colgar la bata, ha sido ahora, cuando Batusito tiene 4 meses que hemos ido a la revisión y a ponerle las correspondientes vacunas cuando me he encontrado con otro pediatra, y cual ha sido mi no tan sorpresa que aquel hombre al que ya nos habíamos hecho, se ha jubilado…

Nos encontramos en una especie de limbo pediatril, ya que cada las dos veces que hemos tenido que ir (por tema vacunas del peque), hay un pediatra diferente, ni que decir tiene que este último ha sido el peor del mundo mundial, hasta el punto de llegar a liarla parda en la consulta, pero esto es otro cantar que no voy a contar hoy aquí…

¿CÓMO ELEGIR PEDIATRA?

Elegir pediatra creo que es casi casi como escoger a tu media naranja, ya, bueno, si, quizá estoy exagerando, pero creo que tiene que haber cierta simbiosis entre médico-paciente, aunque por suerte (y toco madera) no vamos prácticamente al pediatra, cuando el maligno en forma de virus acecha, considero vital el sentirte a gusto y arropado por un profesional, que todos sabemos que hay de todo en la viña del señor…

Me surgen mil dudas ahora mismo, ¿cómo elijo nuevo pediatra?, ¿me lo asignarán sin darme opción a elegir el que yo quiero?, ¿cómo se que el que escojo es el que realmente quiero tener y no otro?, ¿qué directrices tengo que seguir para escogerlo si no conozco a ninguno, ni se como trabajan?, ¿quien me dice que el que está detrás de la puerta 4 es el bueno y no el de la puerta 6?, en fin, una locura…

¿Cómo escogisteis pediatra vosotras?, ¿os lo asignaron o tuvisteis la opción de elegir?

Firma final de post

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)