Este es un post que no es que me haga especial ilusión publicar, igual hasta el título la niña caníbal es un poco exagerado, pero estoy desesperada, cansada del mismo tema un día y otro, un tema que me quita más el sueño por la noche que el pequeño Batusito para pedirme teta, voy a rachas con respecto a como afrontar la situación, eso también es cierto, pero hoy he decidido soltarlo porque si no voy a explotar.

Tengo una niña que muerde, así, sin rodeos, hete aquí el porque de mis desveles nocturnos, no hay semana que vaya a por ella a la guarde y la profe no me diga, al menos un día de los cinco, que ha mordido a alguno de sus amiguitos, no me da vergüenza admitirlo, de hecho lo escribo a modo desahogo, porque últimamente parece que a quien se lo cuento, me suelta perlas de tipo `madre mía vaya papelón que tienes…´, ó `¿no me digas?, ¡madre mía si a mi me pasa eso no sabría ni que hacer!´, esto no ayuda señoras, nada.

Y ahora me diréis, `tranquila mujer, van a rachas’, ¡ja!, ¿y cuanto se supone que dura esta racha?, cuando empezó en Septiembre por primera vez en la guarde, me preocupaba mucho este tema, Batusi tenía más de dos años y era la primera vez que pisaba un cole, iba a ser la primera vez que iba a estar más del tiempo parquil con niños jugando, compartiendo, y esto era muy previsible que pasara, de hecho pasó, pero no fue ella la que mordió, si no la que vino a casa más de un día con marcas de mordiscos.

Me costó asimilar la situación la verdad, no os voy a engañar, a lo que todo el mundo a mi alrededor me decía `es normal no te agobies, los primeros días de cole son cambios muy grandes para ellos, y algunos niños demuestran así su rabia´, no es algo que te guste escuchar y mucho menos aceptar, pero había algo de cierto en esas palabras.

Por otro lado sabía, intuía, preveía que tarde o temprano, iba a ser Batusi la que dejara la marca de sus dientes en otros niños, la conozco, es impulsiva como no conozco a nadie en el mundo mundial, no hay quien le plante cara a la que no responda, era sólo cuestión de tiempo…

Y así fue, Batusi mordía, mejor dicho, Batusi muerde, me traiciona el subconsciente y me hace escribirlo en pasado, porque no hay cosa que desearía más que así fuera, el pasado, pero nada más lejos de la realidad, muerde, sigo recogiéndola en la guarde y me siguen diciendo lo mismo `Hoy Paula ha mordido a uno de sus amiguitos´, se me inyectan los ojos en sangre cuando escucho esta frase.

Viene corriendo a darme un abrazo y un beso nada más que la profe me lo dice, sabe que es mi criptonita y que me derrito cuando saca su lado cariñoso, cuando me dice cosas como `Pala quere mucho a mami, ¡hasta la luna!´, son más listos que el hambre…

¿Qué hacer ante esto?, os digo que hemos probado todo lo que se puede probar…

¿QUÉ HACER CUANDO TU HIJA MUERDE EN EL COLE?

-Hablar con ella de una manera calmada y explicándole que eso no está bien, y que no se hace, os podéis imaginar el caso que me puede hacer una niña de dos años y medio, ya os lo digo yo, NINGUNO, si aguanta 2 minutos escuchando la chapa que le suelta su madre sobre el bien y el mal, ya es puro milagro, pero hay que hacerlo.

-Castigarla quitándole lo más preciado para ella, esto nos está funcionando últimamente, los petis de chupar, como ella los llama son su adicción, así que hemos empezado a atacar por ahí, y lo entiende a la perfección, cuando lo pide y  no se lo damos, enseguida responde `Pala no va a moder´, menuda es…

-Reforzar con algo positivo cuando se porta bien en el cole, aquí ya depende de cada padre/madre, pero yo hoy por ejemplo le he prometido que si se porta bien con sus amiguitos, le llevaré un huevo Kinder a la salida de la guarde.

-Que sepa que ha hecho mal, que eso no se hace, que tiene consecuencias, y que tiene que pedir perdón, esto último se lo recalco mucho, ayer mordió a uno de sus amiguitos, y esta mañana nada más levantarse le he preguntado ¿qué tienes que hacer hoy en el cole?, enseguida me ha contestado `pedí pedon a Palo Pérez´.

Espero que esta etapa pase pronto, porque os aseguro que me tiene acobardada la situación, imagino como se sentirán las madres cuando vean que sus hijos llegan a casa con una marca de mordisco y me da de todo, aunque me consuela algo el ver que no es la única que muerde, que hay más amiguitos en su clase que son de dientes fáciles, ¿alguna se ha sentido en la misma situación que yo?, de ser así, ¿qué hacíais a respecto?.

Firma final de post

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)