Tengo que ser una especie en extinción, o de las pocas poquísimas madres que les pasa este tipo de cosas, si no es así, POR FAVOR CORREGIRME, que su hija tenga una papitis aguditis de no te menees, porque a quien se lo digo, además de mirarme rarunamente, acto seguido le acompaña la frase…

‘¡Uy hija!, pues a mi hij@ eso no le pasa, la/el mí@ esta muy enmadrada’

A lo que yo respondo…

-‘¡Fíjate tu que suerte tienes!, que madraza estás hecha…’,

Algunas pillan la ironía y otras no… 🙂

Que Batusi ADORA a su padre no es ningún secreto, ¿será verdad eso que dicen que las hijas ‘son de los padres y los hijos de las madres’?, aunque la ve menos tiempo que yo a lo largo del día, las tardes se las dedica única y exclusivamente a ella, a los juegos, a tirarse en el suelo y rebozarse ambos dos cual croquetas, a subirse a caballito, a bajar al parque, a llevársela de recados, a darle la cena, y si mami tiene trabajo, a bañarla, aunque esto último lo hacemos los dos juntos, es una especie de ritual, nuestro momento en familia, ¡le pirra el baño a Batusi!, ver jugar, chapotear y poner perdido el baño a la peque, es una rutina diaria que no nos saltamos de estar los tres, una hora al día que dejamos lo que sea que estuviéramos haciendo, para dedicarnos a ella, no me preocupa lo más mínimo si los platos se lavan después, o la ropa está media hora más en el tendedero, puede esperar.

Hablándolo en el mini bus con mi compi Sheila, en la jornada a la que nos invitaron para asistir al túnel de choque de Jané en Barcelona, me contaba que le estaba ocurriendo lo mismo que ahora me esta ocurriendo a mi, así que tan tan rarita no debo de ser, me consuela saber que le pasa a alguien más que a mi, quizá sea porque yo le impongo más normas, porque soy más autoritaria, o por los motivos que sean, no lo se, pero Batusi tiene admiración por PAPArracho, además de pasarse el día entero llamando a gritos a ‘PAPAAAAAAAAAA, PAPAAAAAAAAA’, cada vez que oye que entra por la puerta, va como un velociraptor a encontrarse con él, adorable escena la verdad…

Tengo que decir que hay ciertos momentos en los que me entran ‘celillos’, pero me sale la risa sola cuando los veo jugar, el rollo padre protector me mola, y mucho, pero cuando le digo a Batusi que me de un abracito o un besito y me dice que no, mientras que va a cobijarse a las piernas de PAPArracho, se me llevan los demonios, me da rabia, jopetas ¡¡QUE SOY TU MADRE LECHES!! así que la cojo, la achucho, le hago cien mil cosquillas y me la como a besos para consolar su rechazo, otra de las cosas que también me pasa a veces, es cuando le estoy dando la cena, me cierra la boca y me dice ‘Papá’ o.O ale pues nada hija, que te de la cena papá…

Sin embargo, hay otros momentos que o son con mami o no son con nadie, como el dormir, tiene que ser con mami, ya sea la siesta o por la noche.

He leído al respecto unos interesantes artículos de psicólogos infantiles, y he charlado con mi íntima amiga que es psicopedagoga, y al parecer son etapas pasajeras (¡¡Ofú que alivio!!), hay algunos niños que sienten como un ‘rechazo’ a la madre, cada niño expresa estos sentimientos en diferentes edades, pero suelen ser en los temidos dos años en los que más se suelen ver este tipo de reacciones.

Los consejos que me ha dado mi amiga han sido, ‘no te preocupes chata, es pasajero, así que no le des más vueltas, luego tendrás la etapa contraria, MAMIITIS AGUDITIS’

Ahora te toca a ti contarme que tal es la relación de tu peque tanto con su padre como contigo, ¿has pasado en algún momento esta etapa de PAPITIS AGUDITIS?, si fue así, ¿cómo lo llevaste?.

 

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)