Ya estábamos tardando mucho en ir a conocer en familia el Salto de la Novia en Navajas, una vez en verano lo intentamos pero aquello parecía el Benidorm de la montaña… Olas y olas de gente yendo hacia la entrada con flotadores y colchonetas, aquello nos dejó ojipláticos y no llegamos ni a aparcar el coche, además de que ya he manifestado en más de una ocasión mi repulsa por tener que pagar para entrar a disfrutar de la naturaleza.
En esta ocasión al ser un fin de semana cualquiera en pleno mes de enero ni había gente (absolutamente solos) ni se pagaba por acceder a conocer el Salto de la Novia, aparcamos en la misma puerta y nos aventuramos a conocer la zona, decir que ¡nos encantó!.

Hacía frío, mucho, además de ser enero (que obviamente es el mes más frío del año) pillamos un fin de semana con una ola de frío Siberiano que nos dejó tiesos, pero bien abrigados y con más capas que unas cebollas, nos encaminamos a conocer el famoso Salto de la Novia, en Navajas.

SALTO DE LA NOVIA, EN NAVAJAS (INTERIOR DE CASTELLÓN)

DISTANCIA DESDE VALENCIA: 41 km
PARKING PARA COCHES: Si
MERENDEROS: 2 o 3 contados
ACCESIBLE CON CARRO DE BEBÉ: Si
BARES Y/O RESTAURANTES: No (hay que ir al pueblo de Navajas)
Desde donde dejas el coche hasta la cascada hay unos 15 minutos andando, con una cuesta importante… cruzas un puente y enseguida te das de bruces con la cascada y con el río Palancia, una maravilla de agua turquesa rodeada de rocas y con el ruido ensordecedor del agua de la cascada cayendo y golpeando a las rocas.
Me recordó mucho, pero mucho mucho, a la Cueva de Turche en Buñol, donde hemos ido en más de una ocasión y que también es otro sitio muy recomendable para ir a pasar una jornada de sábado o domingo en familia, genial para disfrutar de un picnic.



A los pies del río hay una explanada muy amplia en la que puedes hacer un picnic o llevarte una mesa con sillas para pasar el día en familia, nosotros fuimos a pasar toda la mañana y a dar un paseo por la zona pero para comer en esta ocasión no fuimos de picnic, y decidimos irnos a comer al pueblo concretamente al restaurante Altomira, situado dentro de un camping con unas vistas a la montaña y al pueblo brutales.



Antes de llenar el buche en el restaurante Abrasador Altomira, dimos un paseo por el pueblo y entramos en un horno local a comprar unos panes y unos bollitos caseros pera merendar, después de la caminata y del frío que hacía ya si que si tocaba comer, lo hicimos en la terraza al aire libre en lo alto del pueblo, el restaurante está dentro de un camping pero que puedes ir a comer sin problema aunque no seas del camping.
Yo me pedí un costillar a la miel que MADREDELAMORHERMOSO como estaba de rico, jugoso y en su punto, a los peques les pedimos unos menús infantiles de hamburguesas caseras con patatas de gajo y como acompañante llevaban también unas lagrimas de pollo rebozadas ¡súper rico!, mi chico se pidió un medallón de carne de cerdo al punto, sencillamente brutal toda la comida.


Si no conoces el Salto de la Novia en Navajas te lo recomiendo, es genial para pasar una mañana al aire libre en familia disfrutando del entorno y de la naturaleza, ahora cuéntame, ¿conocías el Salto de la Novia?, si no es así ¿después de ver el post te apetece ir a conocerlo?, ¡te leo!.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)