Una no es primeriza, pero hay en ciertas ocasiones que como si lo fuera, y esta ha sido un claro ejemplo de ello…

Estando en la SEMANA 35 del segundo embarazo, y con la barriga alcanzando ciertas dimensiones descomunales, es normal que los achaques del embarazo se vayan haciendo cada vez más fuertes e intensos, y que cualquier cosita que hace unos días que no sentías, haga que te salten las alarmas, es mi caso, teniendo en cuenta que en mi primer embarazo, rompí aguas y di a luz en la semana 37, y que los médicos me hayan dicho que es muy probable que en este embarazo se suceda algo parecido, (o quizás no, no se sabe a ciencia cierta), hace que cualquier síntoma me ponga en alerta.

Es lo que me pasó hace unos días, os pongo en situación…

De normal me levanto bastante activa, a pesar de haber cogido 20 kilos, (lo se, esto no hay por donde cogerlo), y de que mi barriga sea, en serio, gigantemente gigante, me despierto con ganas de hacer mil cosas, y las hago, las que puedo obviamente, pero todo este ritmo que llevo durante el día, a la tarde-noche acaba pasándome factura, y de que manera…

Hace dos días que se tengo un fuerte dolor en la zona de la ingle derecha un pelín más hacia arriba, sobre todo por la noche, pero estos días de fiesta, que trasnochas más quedándote hasta tarde viendo la tele en el sofá, el dolor se ha intensificado hasta el punto de no llegar andando desde el sofá hasta la cama, os juro que en la vida me he visto más incapacitada para andar los 20 pasos que separan el salón de mi dormitorio.

Al parecer la postura de estar sentada en el sofá con las piernas subidas en la mesa de centro no ayudan mucho, y el momento de levantarte del sofá e ir a andar, hace que el dolor se multiplique por tres mil, ¡que digo tres mil!, por ¡¡2 MILLONES!!.

Así que dos días de este fuertísimo dolor, fueron suficientes para coger el coche e irnos a urgencias, una vez en el hospital, y estando el embarazo tan avanzado, lo primero fue ponerme las correas para ver si habían contracciones.

Ni una ni media, ‘más verde que un pimiento’, esas fueron las palabras de la ginecóloga, estaba claro.

Después de oscultarme, de hacerme una ecografía, de ver que el cuello del útero está enterito y dilatación 0, y de hacer unos leves ejercicios con las piernas, llegó a la conclusión de que es un dolor muscular en el PSOES.

(*Nota chorra mental: Como apunte diré, que después de tantos achaques durante el embarazo, de dos gestaciones, un parto, diabetes gestacional, ciática, pubalgia y demás, voy a salir de aquí con un mini-doctorado en medicina, ¡lo que acaba sabiendo una cuando sale de urgencias!.)

LOCALIZACIÓN DEL PSOAS ILÍACO Y ALIVIO DEL DOLOR

El PSOAS ILÍACO es un músculo que está la zona de la ingle, viniendo desde la espalda, y que de normal suele atacar más a los deportistas, por la zona donde se encuentra, os enseño una foto de su localización.

Imagen sacada de Internet

A las embarazadas les ataca también por el espacio que va creando el bebé en nuestro interior, y por el ensanchamiento de la cadera, que puede o no aparecer durante el embarazo, este dolor les ataca a unas mujeres y a otras no, y como en este embarazo aquí una servidora no se está privando de nada, pues ale, ¡un dolorcillo más para las sacas! >.<

La ginecóloga me recomendó algunos ejercicios muy sencillos para aliviar el dolor, o una visita a un fisioterapeuta, me advirtió sobre los fisios, ya que la mayoría, al ver un embarazo tan avanzado no se «atreven» a tocar a la gestante, así que me dijo que mirara muy bien que fuera un especialista experto en embarazadas, yo de momento voy a probar con los ejercicios que me comentó, a ver que tal me funcionan, ya que me advirtió que estos dolores VAN A IR A MÁS, ¡ay mi madre!, ¿¿en serio??, ¿¿a más??, quise morir en ese mismo instante…

Os dejo el vídeo de los ejercicios que me recomendó, son muy sencillos y fáciles de hacer.

¿Alguna ha sufrido este horrible dolor durante su embarazo?, si es así, ¿qué hacíais para remediarlo o para reducirlo?

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)