Hoy traigo un post algo beato, aunque no pega mucho viniendo de alguien como yo, que ni esta casada, vive en pecado, 🙂 ni cree mucho en estas cosas de la iglesia, pero tengo que reconocer, que en este caso, y tratándose de un tema relacionado con mi pequeña, me ha tocado la fibra sensible, ese lado de querer creer en algo, de decir, bueno, ¿y por qué no?, ¿qué tengo que perder?, ¡nothing de nothing!, he sentido la ‘necesidad’ de hacer, y he hecho, os pongo en situación…

Aquí en Valencia, hay una tradición que se remonta desde hace… yo que se, muchos años, que trata de acudir a la Catedral de Valencia, cuando se esta a punto de dar a luz, para dar 9 vueltas por dentro de la Catedral, una por cada mes de embarazo, con su correspondiente recorrido, encender una vela (un familiar por ejemplo), el día del ingreso y apagarla cuando nazca el retoño o bien, si se tiene el parto de la burra, dejar que se consuma, y rezarle una oración a la Virgen del Buen Parto.

Y claro, ¡yo no iba a tener a Batusi sin hacerlo!, así qué hoy, me he armado de valor, (imaginar de lo que hablo, Valencia centro, Agosto, 34 gradacos, embarazada a punto de explotar…), hemos cogido mi madre y una de mis tías, y nos hemos ido pa’lla, a dar las vueltecitas, bueno, yo he dado las vueltecitas, ellas se han sentado, abanico en mano a esperar, y a contarme las vueltas :D.

Son tradiciones que ya hicieron todas mis primas, las mujeres de mis primos, mis amigas, conocidas,… y yo, no he querido pasar la oportunidad de hacerlo también.


20130822-185410

En cuanto hemos llegado a la puerta, la chica de la taquilla, (¡ah si! es que cuando es horario de visitas, vale unos eurillos entrar, ¿ventaja de estar embarazada?, que no pagamos, ni los acompañantes tampoco), me ha mirado el barrigote y enseguida nos ha dicho, «¿venís a dar las vueltas verdad?», y yo of course darling!, 😀 «pasad por allí, y la monjita os informa de como lo tenéis que hacer»

La monjita en cuestión nos ha dado la explicación de la falla, la estampita, la vela, el plano del recorrido, y ¡ale!, a voltear. Ha sido la mar de gracioso, por que allí estábamos, dos embarazadas más y yo, dando vueltas, a cada cual más gorda, agitando los abanicos como sino hubiera un mañana, y cada vez que nos cruzábamos, no podíamos evitar mirarnos las barrigas y sonreír en plan ¡mira otra como yo! «¿estará de más o menos tiempo que yo?», «¿cuantas vueltas llevará?».

Ya cuando iba terminando, ha llegado una mamá reciente, con su barriga al estilo Kate Middleton, (sin faja, con toda la barriga colgando) y su bebé de tan sólo unos días, a ponerle un ramo de flores a la Virgen, como ofrenda de gratitud, señal de que todo le ha ido bien, como los de la foto de aquí arriba.


20130822-185506

Plano y estampa de la Virgen Del Buen Parto

Dando las vueltas, he estado acariciándome la barrigota, hablando con Paula, y pidiendo a quien quiera que se le tenga que pedir que esté donde tenga que estar, que mi retoño venga sana, con salud, que todo vaya bien, y sin complicaciones, imagino que lo que toda mujer embarazada piensa y pide cuando se le acerca el momento de dar a luz, que aunque no seas creyente, sientes la necesidad de decirle, pedirle y hablar con ‘alguien’, para que todo vaya bien.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)