Vamos a lo que acontece, yo no se vosotras, ¡¡pero a mi me encanta el campo y la montaña!!, esa relajación que te da, el olor a pino (no esa clase de pino mal pensadas… jijij), el estar de tu a tu con la naturaleza, a mi me carga las pilas mogollón, pero tengo un montón de amigas y conocidas que son mamis, y que no suelen irse con sus hijos al campo cuando son bebés, otra cosa es que los niños ya estén más creciditos, ya coman de todo, anden, corran y tengan su ‘independencia’.

Voy a contaros mi experiencia pasando un día en el campo con un bebé de 13 meses, que todavía no anda sóla, y no come del todo sólidos, para esas futuras mamis seguidoras del blog que están preñis, o esas lectoras que sus bebés son más pequeños que Batusi, como ya os conté aquí, en las vacaciones de Semana Santa, no es tan fiero el león como pintan…

Lo primero que hay que hacer es PRIORIZAR y SIMPLIFICAR, es decir, te vas al campo a pasar el día, no vas dos meses de vacaciones a Benidorm, coge lo básico y lo que realmente te va a hacer falta.

(Consejo*: Piensa primero en las cosas de la/el peque, segundo en las cosas de la/el peque y tercero tres cuartas partes de lo mismo, lo siento querida, tu y tus cosas están totalmente relegadas al segundo nivel, y las de tu marido ya ni te cuento…)

Estas fueron las cosas que yo cogí el otro día cuando fuimos a hacer una torrá al campo, festivo en Valencia por ser el día de la Comunidad Valenciana.

QUE LLEVAR A LA MONTAÑA CON UN BEBÉ

La comida, todo aquí varía un poco dependiendo de la edad del niño, en mi caso, Batusi  (13 meses), no come todavía sólidos del todo, quiero decir, estamos empezando, le doy trocitos de hamburguesa, pan… Pero no se zampa un plataco de panceta, morcilla, chorizos y demás ‘cositas ligeras’ que conlleva una torrá, así que yo me llevé en un termo la papilla que le tocaba ese día, la calenté en la vitro un poco más de lo habitual, y listo, llegó a la hora de la comida más que sobradita de caliente.

Agua, y el termo alto no cuenta, por que llevaba nuestro café… ;D (pero en las vacaciones de Semana Santa, metíamos su leche calentita por si le dábamos un bibe), y un par de yogures en la nevera.

La mochila, pues como veis no me compliqué mucho la vida, lo mismo que llevo a diario, pañales, toallitas, crema para el culete y colonia, (esto último en envases mini), no hace falta más, y una muda, no por si se mancha, más por si la cacota hace acto de presencia fuera del pañal, ya que la ropa que le puse ese día fue lo que más estropeado tenía, luego le cogí una chaqueta por si refrescaba a la tarde, un gorro para el sol, un tete de repuesto ¡¡y a volar!!

Nota** No te recomiendo jamás de los jamases que te lleves el carro, puede ser muerte y destrucción, la mochila ergonómica es la mejor opción, cómoda, práctica y genial para los paseos por la montaña.

¡Ya podéis iris a pasar el día con vuestros churumbeles al campito bueno!, ¿vosotras que soléis llevar cuando vais al campo con los peques?

Firma final de post

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)